martes, 4 de febrero de 2014

Troqueladora para cajitas en forma de caramelo

Quiso la casualidad que llegara a mis manos para quedarse conmigo esta troqueladora especialmente concebida para hacer cajitas en forma de caramelo. Está creada por la marca "We R Memory Keepers" y se llama "Candy box punch board". Al principio no tenía yo demasiado interés en ella, pero pronto le pillé el truco y el gustillo, ahora no paro de probar nuevas ideas con ella.

Pero esas ideas ya os la mostraré en otro post, ahora me voy a centrar en el uso para el que está diseñado esta troqueladora (taladradora, perforadora o como prefieras llamarla), que es la caja básica en forma de caramelo.

Las instrucciones indican que hay que empezar por usar siempre una hoja de cartulina de 17, 8 cm (7 pulgadas) de ancho y el largo que prefieras entre 10 y 30,5 cm (4 y 12 pulgadas). La razón por la que os indico las medidas en pulgadas es porque todas estas troqueladoras de cajas (y ya os hablaré de otras parecidas) están diseñadas pensando en el público estadounidense que usa el sistema métrico imperial por norma. A mi me ha costado hacerme a él, pero una vez pillado el truco (como a la caja) ya lo entiendo bastante bien, aunque he de reconocer que me parece un poco anticuado y complejo de entender si nadie te lo explica. De hecho, si me ponéis en los comentarios de esta entrada que os interesa una explicación básica, yo os lo explico como buenamente pueda en un video.

Partimos de esa hoja de cartulina que antes os comenté, que tenga cierta consistencia, de unos 12 gramos para arriba, y lo colocamos en la taladradora. El lado que mide 7"(pulgadas) apoyado en el borde y el otro lado, el del largo variable, alineado con una marca color violeta que tenemos en la taladradora... y empezamos a taladrar. Después de cada taladro se desliza la hoja hasta hacer coincidir el taladro recién hecho en un rombo en relieve con el que encaja perfectamente. De esta forma te aseguras que el ancho de cada cara de la caja sea igual. Después de cada taladro se marca una línea de hendido sobre una especie de canaleta fina que trae la taladradora para tal fin. Para marcarla se usa una especie de cuchillo de plástico, de punta redondeada, que también nos servirá para luego doblar perfectamente cada doblez ya marcada en la caja. Luego se le da la vuelta a la hoja, poniendo la otra cara hacia arriba, y se vuelve a hacer el proceso igual, hasta un total de 5 perforaciones por lado. Loego se puede utilizar el lado opuesto de la perforadora para hacer un pequeño metido que le da a la caja una aspecto final aún más parecido al de un caramelo... Pero esto es un poco complicado de entender así explicado, como una imagen vale más que mil palabras, si es en movimiento, mejor que mejor, y para eso os hice este video.


Como véis, el resultado final de esta caja básica varía mucho según el tipo de cartulina y de decoración que le apliques. Para la caja que construyo en el video ya véis que aproveché los mismos trozos troquelados de la cajita para formar la flor que la decora. Para la de los ositos usé una hoja plateada de papel autoadhesivo de ese que venden en los bazares chinos para forrar cosas y que troquelé con una sencilla troqueladora en forma de osos. Los brillantitos que le puse quedan muy lindos, pero un poco más pequeños quedarían mejor. Me parece ideal para regalar con un detalle en un bautizo o en una de estas fiestas que se están poniendo de moda ahora aquí en España también, en la que una futura madre recibe los regalos para su bebé en camino, llamadas "Baby Showers".

La otra está decorada con flores troqueladas a partir de un forro adhesivo estampado con flores que compré en la tienda Tiger. Están cortadas con dos tamaños de troqueladora aunque todas las fotos del estampado fueran del mismo tamaño, para darle más gracia al resultado.

Así se ven todas juntas, espero que me digáis cuál os gusta más,


No hay comentarios:

Publicar un comentario